miércoles, 27 de enero de 2016

El día en que me leí "Grey".

Sí, lo confieso, me leí "Grey". Ese libro que cuenta EXACTAMENTE lo mismo que "50 sombras de Grey" pero desde el punto de vista de él.

Y tal es mi altruismo, que voy a compartir esa experiencia contigo.



Si ya leíste "50 sombras de Grey", no vas a descubrir prácticamente nada nuevo con este nuevo libro. Algunos detalles sobre las pesadillas de Grey y sobre sus recuerdos de niñez, así como sus métodos muy al límite de la ley y claramente fuera de toda ética para controlar/investigar a Anastasia y poco más.

Cuando empecé el libro, que cuenta 636 páginas, pensaba que este iba a contar toda la trilogía de "50 sombras de Grey", pero NO. "Grey" solo es la versión masculina del primer tomo. Eso significa que si se vende bien este libro, E.L. James escribirá probablemente dos más.

No es gran literatura, es más o menos lo mismo que la trilogía original, pero es ameno de leer, como un telefilme de esos que no valen nada pero que ya puestos, lo ves hasta el final, una tarde de domingo perruno. Eso sí, ni de coña supera el test de Bechdel.

Ahí va el resumen del libro (atención, spoilers):

-> Soy Grey, un tío superguapo, superrico, superguay, superarrogante y superinteresante, y por eso hoy, viene una chica joven y guapa a entrevistarme. A mi polla le gusta eso. Me gustaría follarmela y azotarla.

-> También estoy tarado al límite de la psicopatía, así que investigo toda la vida de esa nena y la acoso todo lo que puedo hasta traérmela a casa. Allí le muestro mi cuarto de juegos, y le digo que quiero que firme un contrato para que sea mi sumisa. Y la de mi polla.

-> Vaya, es virgen. Bueno, da igual, yo lo solucionaré, con mi polla. ¿Te ha gustado, verdad, nena?

-> Tengo que comprarle ropa y zapatos a esa nena porque no tiene ni puta idea de vestirse, y además, soy superrico. Estoy harto de que ella tenga opiniones propias, joder, pero a pesar de eso, a mi polla, le gusta. Voy a darle unos azotes, que seguro que le mola y se calla un rato.

-> No me firma el puto contrato y yo tengo que ir haciéndome cada vez más romántico, pero es que me lo pide mi polla. ¿Así te gusta más, verdad nena? Pues follemos.

-> Soy superceloso, superposesivo, supercontrolador, y me follo muchas veces a mi nena. A mi polla le encanta eso.

-> ¿Oye, que tal si te pego un poco más fuerte? ¡Oh, está de acuerdo! Pues toma, toma, toma. Je je, ahora sí que te pego fuerte, mi polla se pone dura. ¿Pero por qué te enfadas, nena?

-> Vaya, ahora me ha abandonado. Mierda. Bueno, mi polla y yo, te recuperaremos, nena.

Resumen gráfico: